Cómo los datos abiertos están cambiando el mundo

Los datos abiertos son más que una moda, llegando a convertirse en una herramienta potencialmente muy práctica para todos. ¿En qué aspectos están cambiando el mundo los datos abiertos y cómo se consigue medir su alcance e influencia? Lo analizamos a continuación.

La capacidad de transformación de la sociedad que tienen los datos abiertos se plasma en todas sus facetas. Entidades y empresas públicas, ciudadanos particulares y empresas de índole privada pueden aprovechar de diversas maneras todo el valor que ofrece la apertura de datos para una permanente evolución social.

Para poder medir de alguna manera el nivel de impacto que tienen las iniciativas de datos abiertos, expertos han desarrollado análisis en los que se fijan los factores esenciales para tal fin. En las siguientes líneas estudiaremos el grado de influencia de los datos abiertos en nuestra sociedad, no sin antes detenernos a estudiar la situación actual de los mismos.

Situación de los datos abiertos

Antes de profundizar en todo el potencial que tienen los datos abiertos para establecer un nuevo panorama en la sociedad, detengámonos para visualizar la situación actual de la apertura de datos.

En primer lugar, podemos acudir al Informe sobre la Madurez de los Datos Abiertos en Europa, elaborado por Capgemini Invent para el Portal Europeo de Datos Abiertos. En éste se miden 4 dimensiones: políticas, portales, impacto y calidad.

La madurez total cuantificada por este estudio es del 65%. Si desglosamos estos resultados según las dimensiones anteriormente mencionadas, tenemos las políticas con un 82% de madurez, los portales con un 63%, calidad 62% e impacto 50%.

Como medidas de mejora, el informe se hace eco de la necesidad de enfocar esfuerzos en la concienciación de la relevancia de los datos abiertos y su reutilización.

Como segunda fuente de información sobre la situación de los datos abiertos, disponemos del Open Data Barometer, publicado por la World Wide Web Foundation, el cual se centra en el análisis de las medidas de Open Data tomadas por los 30 gobiernos que se encuentran plenamente comprometidos en este aspecto.

Entre los aspectos positivos plasmados en este estudio, resaltar que dos tercios de los gobiernos han hecho un progreso de dos dígitos en más de cinco años y que más de un tercio ha aumentado su calificación en más de un 50%.

En cuanto a las facetas en las que se necesita una mejora, mencionar que menos del 20% de los conjuntos de datos existentes son de carácter abierto. Además, algunos países, como Reino Unido y Estados Unidos han dado pasos atrás en materia de datos abiertos.

Cómo se mide el impacto de los datos abiertos

Cómo se mide el impacto de los datos abiertos

Para conocer realmente cómo los datos abiertos están transformando nuestra realidad, habrá que establecer ciertos parámetros que sirvan para medir dicho impacto. Para ello será pertinente recurrir al análisis del GovLab de la Universidad de Nueva York.

Dicho análisis fija 5 factores de utilidad para medir el nivel de impacto de las iniciativas de datos abiertos. Estos son: definición del problema y de la demanda, capacidad y cultura, gobernanza, colaboraciones y riesgos.

Definición del problema y de la demanda

Esto exige un conocimiento en profundidad de la situación que da lugar a la necesidad de crear una iniciativa de datos abiertos para solventarlo.

Aquí se requiere un detallado estudio de los usuarios que vayan a beneficiarse de esta iniciativa, así como de las causas que originan la necesidad, la definición de los objetivos, la forma de abordar el problema y cómo se van a auditar los datos.

Capacidad y cultura

Aquí se consideran los aspectos culturales, civiles e institucionales que pueden suponer un impedimento para los beneficios que acarrean los datos abiertos.

A este nivel se consideran aspectos como los relacionados con el software y el hardware necesario para su desarrollo, los recursos humanos, económicos y de todo tipo, así como variables relacionadas con el nivel de cultura digital de los agentes implicados.

Gobernanza

En esta faceta aparecen medidas como las evaluaciones de rendimiento y de los riesgos asociados a la privacidad de los datos, políticas de apertura por defecto y del libre acceso a la información, las exigencias mínimas de calidad y capacidad de respuesta ante cambios que puedan suceder entre los usuarios y sus necesidades.

Colaboraciones

Cuando hablamos de colaboraciones nos estamos refiriendo a acciones conjuntas con instituciones e individuos dentro del mundo de los datos abiertos.

Más concretamente, para estas colaboraciones debemos tener en cuenta a gestores de datos, intermediarios, expertos en la materia de la que traten unos datos abiertos en particular, así como a otros tantos agentes del ámbito open data.

Riesgos

Por último, no es nada desdeñable contemplar todo lo relacionado con la seguridad de los datos abiertos, para ser más exactos podemos hablar de aquello que implica a la privacidad, garantizando el anonimato y la seguridad de información sensible.

En este epígrafe también debemos hacer mención como riesgo a aquellas iniciativas que datos abiertos que sólo buscan dar buena imagen de cara a la galería, sin pretender ofrecer mayores beneficios a la sociedad.

¿Cómo están cambiando el mundo los datos abiertos?

Continuando con el estudio del GovLab de la Universidad de Nueva York, este refleja 4 aspectos esenciales en los que los datos abiertos están cambiando el mundo: mejorando los gobiernos, empoderando a los ciudadanos, creando oportunidades y resolviendo problemas públicos.

La mejora de los gobiernos

Aquí se considera la mayor transparencia, la reducción de la corrupción, la mejora de los servicios públicos y en el reparto de recursos económicos, humanos y materiales.

Con la apertura de datos, los gobiernos se enfrentan claramente a una auditoría pública por parte de la ciudadanía, que exigirá total transparencia y legalidad en sus acciones.

Por otra parte, los resultados expuestos gracias a las iniciativas de datos abiertos hacen que se conozca mejor las necesidades de la población, de forma que la prestación de los servicios destinados a su satisfacción será mucho más certera y proporcionada.

El impacto de los datos abiertos en la sociedad

Empoderamiento ciudadano

Gracias a la libre disponibilidad de la información que trae consigo los datos abiertos, a lo que debemos añadirle las nuevas formas de comunicación, contamos con una sociedad mucho mejor informada.

Esta población puede tomar decisiones fuertemente sustentadas en la información, así como decidir nuevas maneras de movilizarse socialmente.

Creación de oportunidades

Una adecuada gestión y comprensión de los datos abiertos abre la puerta a una mayor innovación y a un crecimiento de las iniciativas empresariales, ya que las empresas pueden disponer y reutilizar estos datos para desarrollar y comercializar nuevos productos y servicios.

Todo esto desemboca en un crecimiento económico del tejido productivo de la región, así como en mayores tasas de empleo.

Resolución de problemas públicos

Esta mayor capacidad resolutiva por parte de ciudadanos particulares y de estamentos públicos de gestión es el resultado del desarrollo de políticas de evaluación de los problemas sociales gracias al estudio de datos.

Por poner algún ejemplo, los datos abiertos son de utilidad en la gestión de crisis sanitarias o aquellas producidas por catástrofes naturales o medioambientales.

Como hemos podido comprobar, la apertura de datos para su consulta y análisis abre un sinfín de oportunidades para todo tipo de instituciones y personas. Desde OGoov, con nuestro módulo de datos abiertos queremos aportar una solución sencilla, atractiva, escalable y a un precio accesible para facilitar a las entidades el despliegue de iniciativas de open data.

Los 8 principios básicos de los Datos Abiertos

El concepto de datos abiertos está tan en boga y se emplea en tantos entornos que muchas veces lleva a confusión, catalogando como tales a aquellos que realmente no lo son. Por ello se hace más que necesario recordar una serie de 8 pautas que caracterizan a este tipo de información y de las que hablamos en este artículo.

Resultaría extraño encontrar a alguien que no haya oído hablar a estas alturas de los datos abiertos, así como de conceptos relacionados, como Linked Open Data. Su influencia alcanza un amplio espectro de ámbitos, desde administrativos y de gobierno hasta muchas esferas del sector privado.

Esta expansión de los datos abiertos, como ocurre con tantos otros aspectos, hace que llegue a distorsionarse su definición, publicándose con la etiqueta de abiertos datos que no cumplen con los requisitos establecidos para ello. ¿Cuáles son estas exigencias? Las describimos a continuación.

¿Cómo comenzó todo?

Para conocer el origen de las exigencias a los datos abiertos tenemos que remontarnos a diciembre de 2007 y trasladarnos a Sebastopol, en California. Fue entonces cuando durante una reunión del Grupo de Trabajo de Gobierno Abierto vieron la luz los 8 pilares fundamentales que sustentan el concepto de datos abiertos.

¿Por qué era tan importante definir qué son los datos abiertos? Además de la confusión conceptual que hemos explicado anteriormente, debemos hacer hincapié en la importancia que tienen estos datos para la evolución de la democracia y de la sociedad en general.

Esta información puesta a disposición de la ciudadanía gracias al auge de internet permite que todos podamos participar de forma activa en la gobernanza y, además, permite a terceros reutilizar esos datos para desarrollar todo tipo de herramientas con las que conseguir un beneficio económico y/o proporcionar una integración de los mismos en servicios inexistentes hasta ese momento y, con una visión global, contribuye a una sociedad más avanzada.

Pero eso no es todo, guiándose por estos 8 principios para los datos abiertos, administraciones de todo el mundo y a todos los niveles (municipal, provincial, autonómico o estatal) son más eficaces y más transparentes.

¿Cuáles son los 8 principios básicos de los datos abiertos?

Una vez que nos hemos situado respecto a su necesidad y sus aplicaciones, pasemos a analizar en profundidad las premisas que, si se cumplen, permiten denominar a unos datos con la categoría de abiertos.

1.- Completos

Todos los datos públicos se ponen a disposición. Los datos públicos son datos que no están sujetos a limitaciones de privacidad, seguridad o privilegios válidos.

Con esta condición que exhorta a que toda la información que producen o colectan los gobiernos esté disponible para toda la población, se tiene la intención de que esta pueda tomar las mejores decisiones para el bien general y/o reutilizarlos en interés propio o de terceros.

Esta disponibilidad dará lugar a una evolución en múltiples facetas sociales, como puede ser el caso de las Smart Cities.

Además, podemos decir que cada uno de nosotros tenemos pleno derecho a conocer y reutilizar el contenido de los datos que contienen los gobiernos, puesto que hemos pagado por ellos a través de nuestros impuestos.

Uno de los principales impedimentos con los que podemos topar a la hora de aplicar este primer principio, es el hecho de que mucha de esta información gubernamental aún no se ha digitalizado. Por tanto, esta conversión a formato electrónico reutilizable es apremiante para las administraciones que estén más rezagadas en este sentido.

2.- Primarios

Los datos se recogen en la fuente, con el más alto nivel de granularidad, no hay agregaciones o modificaciones.

Este principio exige que para que los datos abiertos sean tales, deben adoptar tres cualidades ineludibles:

  • Nivel alto de detalle.
  • Vírgenes, es decir, no deben haber sufrido ninguna criba ni tratamiento previo. Deben presentarse exactamente igual que como surgieron de la fuente primitiva.
  • Puede comprobarse su origen y las referencias que contienen, de forma que cualquiera pueda verificar su validez.

Entendemos que este principio basa su razón en la objetividad y transparencia, y que gracias a esta segunda condición se facilita que el reutilizador de esta información pueda procesar los datos no “cocinados” según mejor le convenga.

3.- Oportunos

Los datos se pondrán a disposición tan pronto como sea necesario para preservar el valor de los datos.

Alguna información solamente tiene valor durante un tiempo determinado, por este motivo hay que publicarla cuanto antes y mantenerla actualizada periódicamente. Por supuesto, si estos datos se brindan en tiempo real, estaremos ante una situación óptima.

Por esta razón, en OGoov se ha desarrollado el módulo Real Time Open Data (RTOD), un middleware que permite el acceso en tiempo real a contenidos proporcionados por diferentes fuentes de forma automatizada, incorporándolos en varios formatos al catálogo de datos abiertos de la organización.

La cantidad de datos abiertos en tiempo real no es todo lo abundante que debería, siendo esta una mejora a tener en cuenta, tal y como indica el Informe sobre madurez de los Datos Abiertos en la Unión Europea.

Principios de los datos abiertos

4.- Accesibles

Los datos están disponibles para la gama más amplia de usuarios con la más amplia gama de propósitos.

Es fundamental que los datos abiertos puedan ser consultados por todos los ciudadanos, implicando esto a personas con algún tipo de discapacidad.

Pero eso no es todo, la información referente a Open Data debe ser interoperable, o lo que es lo mismo, debe poder ser accesible independientemente del software y el hardware con el que se acceda a ella. Para alcanzar esta meta, debe publicarse con los estándares y protocolos actuales que marca la industria, a la vez que en formatos alternativos cuando así se requiera para la reutilización.

Los datos no son accesibles si sólo pueden obtenerse a través de un formulario web o si las herramientas automatizadas no pueden acceder a los mismos debido a un archivo robots.txt, o cualquier otra política o restricción tecnológica.

5.- Procesables por máquinas

Los datos se estructuran razonablemente para permitir el procesamiento automatizado.

Al publicar datos siempre debemos incluir formatos cuya codificación permita el procesado automático. Estos formatos deben estar adecuadamente documentados y aclarados.

Esto significa que debe evitarse la publicación de datos en formatos no estructurados, como textos libres, archivos PDF o aquellos de carácter gráfico, como JPG o PNG, y si estos se exponen deberían estar acompañados versiones en formatos estructurados (CSV, XML, JSON, RDF, etc.).

6.- No discriminatorios

Los datos están disponibles a cualquier persona, sin necesidad de registro.

Para que un conjunto de datos sea abierto, debe poder accederse a ellos sin necesidad de aportar ningún dato identificatorio, como podría ser un usuario y contraseña, entre otros métodos de autenticación. Esto se debe a que, mediante estas prácticas se está dificultando la distribución de contenido público.

Deben de ofrecerse todas las facilidades de acceso a los mismos sin necesidad de registro o autenticación tanto a través de interfaces web como de APIs públicas al efecto.

7.- No propietarios

Los datos están disponibles en un formato sobre el cual ninguna entidad tiene el control exclusivo.

Es necesario que los datos publicados lo estén en un formato abierto, para así facilitar su acceso gratuito a todos, así como su reutilización. Si se da la situación de que se cataloguen datos en formato propietario, estos mismos deberán tener su homólogo en un formato abierto.

Por tanto, tendrán prioridad los archivos con extensiones como CSV, XML, SVG, etc.

8.- Libres de licencia

Los datos no están sujetos a ningún derecho de autor, patentes, marcas o regulación. Se permiten restricciones razonables de privacidad y seguridad.

Para permitir la redistribución, reutilización y comercialización de estos datos, deben tener una licencia abierta como pueden ser la CC0, CC-BY, PDDL, ODC-BY, etc.

Esta condición excluye los impedimentos surgidos de los derechos de autor o de patentes. Por otro lado, esto no implica que no se deban tener en cuenta las políticas relacionadas con la privacidad de la información personal.

A través de portales de datos abiertos, como los desplegados usando la plataforma OGoov, las Administraciones Públicas pueden poner a disposición de la ciudadanía datos que dispongan de una licencia abierta que facilite la redistribución, reutilización y comercialización de los mismos.

¿Se cumplen estos principios?

Una vez que hemos dejado claro qué condiciones deben cumplir los datos abiertos para ser considerados como tales, es oportuno analizar hasta qué punto los países cumplen con ellas. Para ello nos será de gran utilidad el informe que analiza el nivel de madurez de las iniciativas de datos abiertos de la Unión Europea, que hemos mencionado anteriormente.

En este informe se evalúan 4 aspectos dentro de los datos abiertos, políticas, impacto, portales y calidad. Como media, los resultados obtenidos fueron:

  • Políticas: 82%.
  • Impacto: 50%.
  • Portales: 63%.
  • Calidad: 62%.

En lo que incumbe a España, esta se encuentra a la cabeza en cuanto a madurez de sus datos abiertos, siendo sus resultados: políticas (93%), impacto (97%), portales (78%) y calidad (78%).

De este informe podemos extraer que, aunque estamos inmersos en una tendencia positiva, el margen de mejora es amplio. Por ejemplo, hay conjuntos de datos que contienen errores en sus distribuciones, que son incompletos o están poco detallados. Esto imposibilita tanto a la ciudadanía como a reutilizadores hacer un uso práctico de ellos.

Desde OGoov ofrecemos soluciones para facilitar que los diferentes conjuntos de datos de los que disponen los organismos públicos y que deben estar a disposición de todos en portales y catálogos como los desplegados por nuestra plataforma, se ajusten a estas exigencias (y a la legislación española y europea) y que todo ello pueda ser implementado con un alto nivel de automatización y mínimo impacto sobre la organización que los publica.

De esta forma daremos un paso muy importante en un mayor aprovechamiento de una información de un valor incalculable para el progreso de la sociedad.