Cómo los datos abiertos pueden ayudar a las medidas de desconfinamiento por el COVID-19

Cómo los datos abiertos pueden ayudar a las medidas de desconfinamiento por el COVID-19

No cabe duda de que el COVID-19 ha cambiado nuestra percepción de la realidad y la forma de relacionarnos con ella desde todos los puntos de vista (profesional, social, como comunidad, etc.). Los datos abiertos acuden para echarnos una mano con los nuevos hábitos que debemos adoptar. Os contamos cómo lo hacen.

Dentro de esta nueva coyuntura a la que tendremos que ir adaptándonos progresivamente, los datos abiertos forman parte de un conjunto de herramientas y procedimientos que nos ayudarán a comprender mejor nuestro nuevo entorno y a interactuar con él de la forma más apropiada.

Gracias a la apertura y disponibilidad pública de información no sólo conoceremos mejor y con más detalle la evolución de esta crisis sanitaria y económica, sino que se podrán desarrollar soluciones que nos permitan llevar a cabo nuestras tareas habituales según los estándares establecidos por la nueva situación.

Uno de los primeros pasos que se están dando al respecto consiste en la puesta en marcha de proyectos cuya meta es poner al alcance de los ciudadanos herramientas que les ayuden a cumplir las normas que han entrado en vigor para el desconfinamiento progresivo de la población tras el período de cuarentena.

Gobierno Abierto contra el COVID-19

Son muchas las medidas relacionadas con el Gobierno Abierto que se han implementado como causa de la pandemia, las cuales podemos agrupar según los siguientes criterios que ha establecido la organización Open Government Partnership:

  • Iniciativas dirigidas por comunidades ciudadanas, como voluntarios, asociaciones de vecinos, clérigos, maestros u otros que ayudan a informar al público sobre los riesgos y las medidas necesarias.
  • Estrategias participativas de respuesta a desastres, incluido el trabajo con la sociedad civil y los ciudadanos.
  • Las destinadas a la generación de confianza entre el gobierno y los ciudadanos, a través de comunicaciones sólidas y prestando especial atención a que lleguen a las comunidades más vulnerables.
  • Las encaminadas a la transparencia sobre modelos de pronóstico y datos que están influyendo en las estrategias del gobierno.
  • Plataformas digitales o aplicaciones para mantener informados a los ciudadanos, permitir la participación pública y / u ofrecer datos abiertos.
  • De prestación digital de servicios públicos.
  • Relacionadas con la protección de los derechos sobre los datos personales y su privacidad.
  • Las que tienen como fin abordar y eliminar la desinformación.
  • Las de publicación de información proactiva para las comunidades afectadas, incluido el apoyo económico y social.
Datos abiertos para el desconfinamiento por el COVID-19

Iniciativas de datos abiertos en tiempos de COVID-19

Como podemos deducir con una simple lectura superficial de esta lista, gobiernos, instituciones y ciudadanos se han volcado en la creación de acciones de Gobierno Abierto relacionadas con el COVID-19, muchas de ellas relacionadas de una forma u otra con los datos abiertos.

Como no es posible en un artículo abordarlas todas, haremos mención una muestra de ellas a nivel nacional, internacional, autonómico y local.

Análisis de la situación para planificar el desconfinamiento

Como es natural, para definir y afrontar las medidas de desconfinamiento, previamente habrá que conocer en profundidad las estadísticas más relevantes sobre la expansión de la enfermedad teniendo en cuenta variables geográficas, demográficas y temporales.

En Europa, a nivel comunitario se ha lanzado por parte de la Comisión Europea un portal destinado a científicos que están estudiando el COVID-19. En él podrán consultar y contribuir con información referente a la enfermedad como secuencias de ADN, estructuras de proteínas o resultados de ensayos clínicos, preclínicos y epidemiológicos, entre otros. 

Por su parte, el Portal Europeo de Datos también tiene como públicos una serie de datasets editados por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades en los que contienen información relacionada con la distribución geográfica de la enfermedad y su curva epidemiológica, unos datos que se actualizan diariamente.

En lo que a iniciativas privadas se refiere, son numerosas las empresas que han enfocado su trabajo a la lucha contra el COVID-19. Muchas de ellas han abierto conjuntos de datos para este fin. Fruto de esto han surgido iniciativas como Corona Data Scraper, que hace un resumen de los casos de todo el mundo con la granularidad más baja posible.

Si no centramos en la situación española, podemos destacar el esfuerzo que están realizando las comunidades autónomas para la apertura de datos abiertos referentes a la propagación de la enfermedad.

Por ejemplo, la Junta de Castilla y León en su portal de datos abiertos ofrece datos como los hospitalizados, fallecidos y curados de los diferentes hospitales, clasificados también por provincias o distribuidos en una línea de tiempo.

Soluciones para adaptarnos al desconfinamiento y evaluar su efectividad

Es lógico que toda esta información es imprescindible a la hora de planificar las medidas de desconfinamiento y los criterios para avanzar sobre las diferentes fases que se han establecido. Yendo un paso más allá, también son útiles para crear soluciones que nos faciliten el ajuste a estas medidas y el grado de cumplimiento de las mismas.

Una muestra la encontramos en esta aplicación web que se ha desarrollado a partir de los datos abiertos del Ayuntamiento de Madrid y que nos permite planificar rutas que aseguren mantener en todo momento la distancia interpersonal de seguridad. 

Esta herramienta se basa en la medida del ancho de las vías de la capital española, calificándolas por colores en función de la posibilidad de guardar las distancias a la hora de pasear acompañado según las normas establecidas. Además, también es de utilidad a las autoridades para determinar las mejores zonas para aparcar bicicletas, motos o ubicar terrazas, por poner algunas muestras. 

En lo que evaluación de la eficacia de las medidas a tomar para el desconfinamiento, el equipo del Observatorio Urbano de la Universidad de Newcastle ha creado un panel de control que mide el impacto del confinamiento en esta ciudad inglesa con variables como el tráfico rodado y el flujo peatonal. Para ello hace uso de tecnologías relacionadas con la Smart City

Aunque los datos abiertos desde su creación siempre han aportado valor a la mejora de la sociedad y del avance científico y tecnológico, hoy en día se han vuelto imprescindibles durante esta crisis sanitaria.

Esto nos mueve a seguir trabajando aún con más energía para la mejora y el desarrollo de soluciones que fomenten y perfeccionen la exposición pública de información que permita a empresas y particulares su reutilización y puesta en valor. Y, por supuesto, os informaremos de todas las novedades al respecto.

Compartir entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email