Los datos abiertos sanitarios en Cuba

Los datos abiertos sanitarios en Cuba

¿Cuál es la situación en la que se encuentran los datos abiertos en Cuba? ¿Qué iniciativas se están llevando a cabo, en qué consisten y qué apoyo legal reciben? ¿Qué utilidad tienen para hacer frente a la crisis sanitaria?

Ya conocemos el enorme valor que tiene la apertura de datos para muchos aspectos de la sociedad. Uno de los que más popularidad goza es el de la salud, por todo lo que representa, más aún en la situación actual.

Cuba es uno de los países que se han sumado a fortalecer los datos abiertos sanitarios en su lucha contra la pandemia. Os hablamos de ello a la vez que hacemos un repaso de las principales iniciativas de datos abiertos que se están materializando en la isla, así como revisamos el entorno legal en el que se desarrollan.

Los primeros proyectos orientados a la apertura de información

La puesta a disposición de información valiosa para la ciudadanía no es una práctica novedosa en Cuba. Algunas de las primeras iniciativas que se tomaron al respecto fueron:

  • La Oficina Nacional de Estadística e Información, del Ministerio de Salud Pública encontrándose allí, entre otros, el Formulario Nacional de Medicamentos.
  • Los datos de tipo climatológicos proporcionados por el Instituto de Meteorología.
  • La información geográfica proveniente de la Infraestructura de Datos Espaciales.

Aunque es loable esta voluntad de apertura de los datos de potencial de valor, uno de los principales inconvenientes que se encontraban es que incumplían parte de los requisitos exigidos para ser realmente considerados datos abiertos.

Su publicación en diferentes formatos y bajo distintos estándares, la carencia de relaciones entre ellos, su elevada dispersión y su poca capacidad de integración dificultaban su reutilización por parte de terceros, tanto humanos como sistemas informáticos.

La aparición de los datos abiertos enlazados

Una de las opciones más eficaces para favorecer la reutilización de los datos abiertos es el concepto de datos abiertos enlazadoslinked open data, que se sustentan dentro del campo de la web semántica. Algunos ejemplos de proyectos de este tipo son los mencionados a continuación.

La Biblioteca Nacional de Cuba, junto a la Biblioteca Central de la Universidad de La Habana y el Instituto de Historia de Cuba, están convirtiendo sus tradicionales catálogos de fichas impresas en datos enlazados.

El proyecto VLIR RED Cuba pretende poner en marcha un programa educativo virtual nacional en red. Mediante él, se podrá compartir el material didáctico de los cursos entre todas las universidades cubanas implicadas. Por su propia naturaleza, la interoperabilidad semántica de datos enlazados debe contribuir en gran medida a su éxito.

La Biblioteca Digital Semántica Cubana se basa en la creación de un sistema informático para la extracción, publicación y consumo de datos bibliográficos bajo los preceptos de los datos abiertos enlazados. Fundamentalmente consiste en integración de diversas fuentes de datos heterogéneas y distribuidas para luego construir servicios útiles y de valor añadido para sus futuros usuarios.

Datos abiertos sanitarios en Cuba

Marco legal cubano sobre datos abiertos

Una vez que nos hemos puesto al tanto sobre la evolución del universo de los datos abiertos en Cuba, creemos oportuno realizar una visión somera sobre las principales leyes que rigen este ámbito en el territorio cubano.

  • Decreto Ley No. 281 de 2011: establece los principios de organización y funcionamiento del Sistema de Información del Gobierno para la gestión y el uso de los datos.
  • Decreto Ley 335: crea y organiza el funcionamiento del Sistema de Registros Públicos de la República de Cuba. Éste está compuesto por los registros de personas naturales; personas jurídicas; bienes muebles e inmuebles; permisos y licencias; propiedad intelectual; hechos y procesos; resultados económicos; y documentos. El Decreto Ley 335 se marca como meta facilitar el flujo de datos de la Administración con el fin de facilitar diferentes servicios para la ciudadanía.

Por otra parte se encuentra la política integral para la informatización de la sociedad cubana, un aspecto esencial para el despliegue de tecnologías asociadas a los datos abiertos. Entre sus principales puntos podemos destacar:

  • Fomentar la industria de aplicaciones informáticas como eje fundamental para el desarrollo económico del país.
  • Incentivar la generación de contenidos para su distribución con el fin de fortalecer la identidad y preservar los valores de la sociedad cubana, así como hacer crecer la infraestructura tecnológica.
  • Potenciar el acceso de los ciudadanos al empleo de las nuevas tecnologías.
  • Favorecer la comunicación entre las diferentes instituciones gubernamentales y los trámites a la población.

Aunque estos textos legales no hagan referencia explícita a los datos abiertos, bien es cierto que tocan aspectos que se conectan directamente con ellos y sus objetivos.

Datos abiertos para la sanidad cubana

Una de las facetas en la que más destacan en la actualidad los datos abiertos en Cuba es la sanitaria. Un tipo de información que se ha visto impulsado por la coyuntura actual que está afectando a todos los países.

Una clara evidencia es el hecho de que el Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba (MINSAP) ha puesto en marcha una plataforma con información útil y actualizada sobre la evolución de la pandemia en la nación. En ella se publican datos como:

  • Casos confirmados diarios y cifras acumuladas históricas).
  • Número de fallecidos y recuperados.
  • Tasa de letalidad.
  • Casos confirmados activos.
  • Origen geográfico de los casos confirmados.
  • Tipo de atención médica.
  • Número de muestras analizadas.
  • Porcentaje de casos confirmados sobre las muestras tomadas.
  • Estadísticas sobre los casos asintomáticos detectados.
  • Clasificación de pacientes y fallecidos en función de su edad, sexo o forma en la que se han contagiado.
  • Número de camas disponibles en las unidades de cuidados intensivos.
  • Cifras sobre los profesionales sanitarios infectados.
  • Evolución temporal.
  • Distribución por municipios y provincias.

El análisis en profundidad de estos datos y el cruce de los mismos nos permite tener un conocimiento cada vez más avanzado de aspectos esenciales de la enfermedad.

Sabremos a ciencia cierta el comportamiento de la enfermedad, su letalidad, distribución geográfica y dinámica de propagación desde el punto de vista espacial, lo que nos permite evaluar los niveles de riesgo.

También estos datos abiertos son una herramienta de alto valor para la evaluación del sistema de salud, de su efectividad y capacidad de respuesta la adversidad vigente. Otro aspecto a destacar es la capacidad para analizar cómo se comporta el virus frente a diferentes grupos en función de variables como la edad y el sexo.

Por otra parte, también cabe mencionar el factor psicológico que juega, puesto que gran parte de esta información pública ayuda a la concienciación de la población para que se tomen en serio las medidas de higiene y seguridad recomendada, así como a levantar el ánimo de una sociedad para la que esta situación no es nada fácil.

Evidentemente que desde la parte más técnica de los datos abiertos, esta plataforma puede ser mejorable especialmente dotándola de un API público y mejorando sus formatos de datos utilizables por máquinas pero ello no resta mérito alguno al esfuerzo realizado y a la utilidad para su población y la comunidad científica nacional e internacional.

Queda claro cómo Cuba ha tomado la iniciativa para un mayor desarrollo de los datos abiertos. Dentro de estos, actualmente y por las necesidades surgidas a nivel mundial, los de índole sanitaria se han vuelto especialmente relevantes. Todo ello respaldado sobre un marco legal que favorece su crecimiento y el de las tecnologías asociadas.

Compartir entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email