Datos abiertos y datos geográficos cómo afecta la nueva directiva europea

Datos abiertos y datos geográficos: cómo afecta la nueva directiva europea

Hay muchos tipos de datos abiertos, uno de ellos a los que se presta especial atención por la cantidad y la calidad de la información que aportan son los de tipo geográfico. Recientemente ha habido algunos cambios importantes en esta materia dentro de la legislación europea. Procedemos a estudiarlos.

La componente geográfica puede ser de un enorme valor para muchos tipos de datos, permitiéndonos conocer mejor la sociedad (sus hábitos, tendencias, aspectos demográficos…), factores ligados al medio ambiente (evolución en el tiempo de un caso de contaminación, migración de ciertas especies animales…), o información sanitaria en lo referente al desarrollo de una enfermedad y su expansión, por mencionar algunos de sus ámbitos de aplicación.

Esta relevancia hace que las autoridades nacionales y continentales deban permanecer vigilantes constantemente ante las posibilidades de mejora de la explotación de los datos abiertos de carácter geoespacial. En este artículo os traemos las últimas novedades al respecto.

Qué son los datos abiertos geográficos

Con anterioridad ya os hemos contado cuáles son los requisitos que deben cumplir los datos para considerarse abiertos, según el cumplimiento de los 8 principios básicos establecidos originariamente por el Grupo de Trabajo del Gobierno Abierto. Dentro de estos datos abiertos, podemos contar con aquellos que son de tipo geoespacial que, por su propia naturaleza, tienen ciertas peculiaridades.

Para encontrar una definición oficial de los datos abiertos geográficos en España, debemos acudir a la norma española UNE 148004:2018 Información geográfica. Datos geográficos abiertos, elaborada por la Asociación Española de Normalización (AENOR). Según esta, se describen los datos geoespaciales abiertos como aquellos que “implícita o explícitamente se refieren a una localización relativa a la Tierra” y establece los siguientes requisitos para ser catalogados como tales:

  • Disponibles: listos para su descarga gratuita o a un precio que los hagan muy asequibles.
  • Documentados: deben incluir metadatos para su mejor comprensión (formatos, fecha, idioma, sistema de referencia, etc.).
  • Bajo licencia abierta: debe permitir la explotación total o parcial de la información.
  • En formato abierto que permita el procesado por máquinas y por, al menos, una solución de software libre.

Qué se puede obtener de los datos abiertos geográficos

¿Por qué son tan necesarios los datos abiertos geográficos? ¿Para qué sirven? Los datos abiertos geoespaciales gozan de gran popularidad, puesto que la componente especial es de gran valor a la hora de analizar circunstancias de todo tipo.

Por ello, si echamos un vistazo al informe del Portal Europeo de Datos sobre la madurez de los datos abiertos en la Unión Europea, observaremos como los países miembro los tienen muy en cuenta desarrollando múltiples iniciativas y soluciones basadas en la reutilización de este tipo de información.

En el caso de España, podemos hacer mención a la Infraestructura de Datos Espaciales de España (IDEE). Con ella se intenta unificar y armonizar todos los datos geográficos que manejan las entidades públicas españolas, hacerlos interoperables y fácilmente accesibles a todos a través de internet.

A través de la IDEE tenemos acceso a los diferentes geoportales a nivel estatal, autonómico, provincial y local e, incluso, internacional. También dispone de un visualizador para el estudio de su información plasmada en mapas. Desde su centro de descargas podremos obtener una amplia variedad de datos geográficos, así como una abundante documentación al respecto, entre otros muchos recursos.

Estos datos geoespaciales cobran especial interés cuando se cruzan con otros de tipo demográfico, sociológico, económico o sanitario, por poner algunos ejemplos. Esta combinación permite a las autoridades públicas conocer mejor su entorno, así como sus necesidades, lo cual les permitirá reorganizar adecuadamente sus recursos en pro del avance social.

Por otra parte, las empresas privadas también podrán sacar provecho de este tipo de datos, que les serán de gran utilidad a la hora de desarrollar productos y servicios que se ajusten a la realidad de las zonas en las que pretendan comercializarlos, o para precisamente escoger la mejor ubicación y mercado en el que ofrecerlos.

Algunas muestras de esta utilidad de los datos geoespaciales abiertos que podemos observar más claramente hoy en día, es la puesta en escena de portales y aplicaciones que se fundamentan en el estudio de la propagación y comportamiento de la pandemia, lográndose crear soluciones útiles tanto para investigadores y gestores, como para los ciudadanos de a pie.

La fuente: los Sistemas de Información Geográfica (GIS)

¿De dónde obtienen las plataformas de datos abiertos la información geoespacial? Ya hemos mencionado que estamos hablando de una información con ciertas peculiaridades, unas particularidades que hacen que la extracción de los datos geográficos requiera de unos recursos especializados, como son los Sistemas de Información Geográfica (SIG o GIS por su denominación en inglés).

Podemos decir que los Sistemas de Información Geográfica están conformados por un conjunto de herramientas informáticas que permiten, principalmente, trabajar ampliamente con los datos de carácter geoespacial. Entre las diferentes acciones que puede realizar un GIS con los datos geográficos, podemos destacar:

Datos abiertos y datos geográficos

Datos geoespaciales abiertos en la Unión Europea: la Directiva Inspire

No podemos dejar pasar este repaso normativo sobre los datos abiertos geoespaciales sin hacer un breve reconocimiento de la Directiva Inspire (Infrastructure for Spatial Information in Europe). Inspire marca las pautas para la creación de una IDE a nivel europeo, unificando criterios que permitan un impulso para la apertura y reutilización de los datos abiertos en los países miembro.

Inspire nace son una clara orientación medioambiental, pero sus principios se hacen extensibles a todo tipo de datos abiertos geográficos, por lo que su rango de aplicación es muy amplio. Se basa en los siguientes principios fundamentales:

  • La información se registra una sola vez, para que la administre la organización para la que sea más útil.
  • Se podrán combinar los datos que tengan diferentes orígenes, facilitando que puedan compartirse.
  • Para facilitar su uso en diferentes tipos de investigaciones, se podrán cambiar las resoluciones o escalas de la información.
  • La información geográfica necesaria para la buena gobernanza debe ser fácilmente disponible.
  • La información debe ser de fácil acceso y deben concretarse las condiciones para su reutilización.

 

La nueva directiva europea sobre datos abiertos y los datos geográficos

La norma española de estandarización sobre el concepto de dato geográfico abierto y la Directiva Inspire no son los únicos textos legales que tratan sobre este tipo de información geoespacial, sino que también nos encontramos con muchos más y que están recogidos en nuestro anterior artículo “5 motivos por los que debes considerar la apertura de los datos”.

Dentro de las leyes y normativas recogidas en dicho artículo, hacemos mención a la Directiva 2003/98/CE, relativa a la reutilización de la información del sector público, la cual ha sido recientemente sustituida por la Directiva 2019/1024 UE, relativa a los datos abiertos y la reutilización de la información del sector público.

Una actualización fruto del permanente proceso de revisión en el que han participado gobiernos, empresas, asociaciones y ciudadanos interesados y que ha surgido a raíz de la necesidad de actualizar el ámbito de los datos abiertos a una nueva realidad en la que las tecnologías disruptivas, como la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas cada vez adquieren más protagonismo.

Entre los principales aspectos que destacan de esta reforma nos encontramos con un ámbito de aplicación más extenso, obligando a las empresas públicas que trabajen por el interés general a publicar sus datos siempre que cumplan con una serie de especificaciones definidas en dicha Directiva.

También se tratan aspectos relacionados con los metadatos, estando estos menos restringidos; los datos de proyectos de investigación financiados con fondos públicos; los datos dinámicos, muy importantes por su aplicación en soluciones de inteligencia artificial; y los conocidos como datos de alto valor.

¿Cómo afecta a los datos geográficos?

Hemos ya hecho referencia a lo que la Directiva 2019/1024 UE denomina como datos de alto valor, que aparecen concretamente en su artículo 13. Estos son considerados como aquella información que posee un gran potencial para el desarrollo de las sociedades desde diferentes puntos de vista: económico, social, empresarial, medioambiental, de innovación… afectando así positivamente a grandes cantidades de personas.

Dentro de la propia Directiva 2019/1024 UE, en el primer anexo, para ser más específicos se enumeran qué categorías de datos entran dentro de este grupo, encontrándose allí los datos geográficos junto a los de:

  • Observación de la Tierra y medio ambiente.
  • Meteorológicos.
  • Estadísticos.
  • Relativos a sociedades y propiedad de sociedades, estadísticos y de movilidad.
  • Movilidad.

Aunque bien, dentro del propio artículo 13 se matiza que se podrá modificar el contenido de esta lista para añadir más tipos de datos como respuesta a los cambios tecnológicos y de mercado que pueda experimentar la sociedad en un futuro.

Además de listar los datos de alto valor e incluir a los geoespaciales en esta categoría, esta nueva directiva aclara que este tipo de información se hará pública en abierto de manera gratuita, que se podrá procesar automáticamente por máquinas y que se deberá poder descargar completamente a través de API.

Desde OGoov facilitamos la representación visual en mapas de los datos geográficos abiertos gracias a nuestra interfaz de usuario que optimiza las prestaciones de CKAN. OGoov permite previsualizar directamente muchos formatos GIS directamente sobre mapas y aquellos en formatos tabulares pueden ser mostrados en tablas, donde se pueden agrupar, filtrar, ordenar, etc y a partir de ello, generar el mapa que nos interesa.

Compartir entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email