ONU y los datos abiertos

La ONU y los datos abiertos: últimas directrices

Las diferentes oficinas nacionales de estadística no deben quedarse atrás en la aplicación de los principios y las medidas necesarias para la apertura de los datos que generan constantemente, y que además, son clave para conocer la situación y comportamiento de la sociedad. Para favorecer este proceso, la ONU ha elaborado un informe destinado a estas instituciones. Analizamos lo más destacado del mismo.

Los datos estadísticos que generan y publican las instituciones públicas son enormemente valiosos para el avance de las sociedades. De hecho, si analizamos la Directiva 2019/1024 UE, relativa a los datos abiertos y la reutilización de la información del sector público, esta incluye los datos estadísticos entre los calificados como de “alto valor”, los cuales se definen como:

“Documentos cuya reutilización está asociada a considerables beneficios para la sociedad, el medio ambiente y la economía, en particular debido a su idoneidad para la creación de servicios de valor añadido, aplicaciones y puestos de trabajo nuevos, dignos y de calidad, y al número de beneficiarios potenciales de los servicios de valor añadido y aplicaciones basados en tales conjuntos de datos”

Estos datos comparten esta categoría con información de otra naturaleza, como la medioambiental, meteorológica, sobre sociedades y de movilidad.

Dada su importancia, entidades internacionales de primer orden se preocupan por su difusión y apertura, entre las que incluimos a la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Veamos qué directrices marca en referencia a este tipo de información.

La ONU y los datos estadísticos abiertos

La trascendencia de los datos estadísticos se refleja en la toma de medidas al respecto por parte de la ONU. Para comprobarlo tenemos que remontarnos al año 2018 cuando en la ONU, concretamente en su Comisión de Estadística, se creó el Grupo de Trabajo sobre Datos Abiertos. Un grupo que se marcó como objetivo facilitar el acceso y la reutilización de la información estadística de una manera universal y gratuita.

Para alcanzar sus objetivos definidos, las líneas de actividad del grupo se pueden resumir en estas 3 principales:

  1. Crear directrices para aplicar y evaluar los 8 principios de los datos abiertos a este tipo de información, que sea interoperable, establecer pautas para la publicación a nivel local, hacer que sean abiertos por defecto e inculcar la cultura de la apertura de datos a las entidades.
  2. Ser un puente que conecte a profesionales del sector internacionalmente, favoreciendo la compartición de conocimientos y metodologías.
  3. Aportar conocimientos sobre datos abiertos a otros grupos de la Comisión de Estadística de la ONU.

El último informe del Grupo de Trabajo sobre Datos Abiertos de la ONU

Uno de los últimos trabajos publicados por este grupo vio la luz el pasado mes de marzo. Se trata de un documento destinado a las diferentes oficinas nacionales responsables de la creación y publicación de estadísticas oficiales. Mediante éste, se da una serie de pautas que sirven como guía para que estas implementen los principios de los datos abiertos a su trabajo.

Se trata de un documento dividido en dos partes bien diferenciadas. La primera trata sobre datos abiertos en las oficinas nacionales de estadística, mientras que la segunda se centra en los datos estadísticos a nivel local. Pasamos a estudiar más a fondo cada una de estas secciones.

La ONU y los datos abiertos

Datos abiertos en las oficinas nacionales de estadística

Aquí nos encontramos con los siguientes epígrafes que lo estructuran:

  • Datos abiertos por defecto.
  • Modelos centrados en el usuario.
  • Presentación de informes.
  • Interoperabilidad.
  • Fomento de la cultura de los datos abiertos.

En lo que a datos abiertos por defecto se refiere, el documento hace especial hincapié en las licencias abiertas. Es decir, se centra en los aspectos jurídicos. Se extraen conclusiones interesantes como que las más empleadas son la Creative Commons y la Open Data Commons. Sin embargo, son varios los países que “personalizan” estas licencias, una modificación que puede invalidarlas o limitar su alcance al no cumplir con las exigencias propias de la apertura de datos.

También se matiza que las licencias abiertas deben contar con el respaldo de un marco legal oportuno. Unas leyes que deben considerar:

  • El derecho a la información.
  • El deber de revelar datos abiertos de manera proactiva.
  • El respeto a la confidencialidad de la información.

El siguiente aspecto que aparece en este informe habla sobre lo importante que es publicar los datos estadísticos abiertos de manera que sean “amigables” para los usuarios que muestren interés en ellos. Aquí se recomienda recopilar información a modo de encuestas, entrevistas, análisis web, etc. para conocer las preferencias y necesidades de estos usuarios.

De esta forma se suministrará a la ciudadanía los datos que realmente necesitan y mediante un diseño adecuado de las plataformas, de manera que se favorezca el uso de los datos abiertos, optimizando resultados.

También se hace referencia a metodologías para presentar informes en relación con los indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las directrices para su aplicación en el ámbito de los datos abiertos. Aquí, el principal problema detectado es la falta de coordinación y las carencias comunicativas dentro del sistema estadístico nacional.

En los que a interoperabilidad respecta, es fundamental establecer criterios normalizados para que las oficinas nacionales de estadística puedan intercambiar conocimientos sobre cómo recopilan y publican estadísticas.

Para ello, debemos emprender acciones en pos de la interoperabilidad en todas las etapas del Modelo Genérico de Procesos Institucionales Estadísticos, que es un estándar para la generación de datos estadísticos.

El último apunte de esta sección se fija en el fomento de la cultura de la apertura de datos en estas oficinas nacionales estadísticas. Una filosofía que debe inculcarse en cada rincón de las oficinas y en cada trabajador, y que supondrá un cambio tanto de mentalidad, como de la forma de trabajar. Esto requerirá de acciones como la reorganización de responsabilidades e iniciativas de formación y concienciación.

Estadísticas de nivel local en forma de datos abiertos

Las estadísticas a nivel local hacen referencia a aquellas capaces de describir diferentes aspectos de barrios, zonas urbanas o rurales, distritos censales, distritos electorales o cuadrículas geográficas.

Con estos datos locales identificaremos problemas y necesidades de la población en zonas muy concretas, pudiendo así por parte de las autoridades implementar acciones certeras destinadas a la resolución de estas problemáticas. De manera que no sólo se consiga un avance social, sino que se incremente la confianza de la ciudadanía en sus dirigentes.

Para poder comparar resultados entre diferentes zonas geográficas, se aconseja que se empleen metodologías estandarizadas para la creación y publicación de los datos estadísticos locales de todo el país.

El informe de la ONU puntualiza que se deben investigar estos factores:

  • Qué contenido estadístico interesa a los usuarios.
  • Qué zonas geográficas son adecuadas.
  • Qué medidas se destinan a controlar la divulgación.
  • Qué instrumentos se deben elegir para las visualizaciones.
  • Cómo establecer el acceso a los datos abiertos.

Con este informe, las entidades estadísticas de cada país cuentan con un conjunto de directrices que, sin duda, facilitarán su transición hacia la cultura de los datos abiertos y la apertura de información. Siendo éste una muestra clara del interés de la ONU por este aspecto y a cuyas novedades permaneceremos atentos para traéroslas y teneros debidamente informados.

Compartir entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email